domingo, 14 de noviembre de 2010

Jeshua - CONSEJOS PARA UNA ENFERMEDAD

2 de Febrero de 2010

CONSEJOS PARA UNA ENFERMEDAD

Canalizado por Sorem

sorem@hotmail.es

-Un familiar con cierta enfermedad que los médicos no tienen solución, me pide consejo, y trato de hablar con su Ser Superior...

Sí, soy el Ser Superior de F...., y la enfermedad que tiene es para toda esta vida, con lo que sanará aspectos de otras vidas, tiene que vivir con ello y no va a desaparecer, pero sí debe dedicar todo su esfuerzo a comprenderlo bien y no darle fuerza, todo lo contrario, no darle importancia, porque entonces al estar anímicamente débil, toma mucha más fuerza y por el contrario iría perdiendo fuerza, toda la solución posible existe en que comprenda bien esto y no darle ninguna importancia.

Toda la ayuda hay que centrarla en su estado psicológico de no darle fuerza y que se sienta débil, porque son dos fuerzas opuestas de una presionando y otra cediendo hasta donde lo permita, pero si no le deja ésta perdería cada vez más fuerza e intensidad.

Por ello, sólo tiene que entender que no va a sanar porque es una decisión para toda esta vida, pero sí le puede quitar casi toda su intensidad superando ella todo lo que tiene que poner de su parte, viéndolo como algo con lo que tiene que vivir pero no se entrega a ello, en su inconsciente, y conscientemente tiene que comprender que está en ella y que esto no le va a afectar mas que una mínima parte de lo que puede ser si se preocupa por ello.

Vivir con ello como si no tuviera ningún interés para ella, es algo que tiene, pero no le da ninguna importancia, no tiene nada más la importancia que tú le quieras dar y la fuerza e intensidad que le da tu preocupación y miedo a que se acentúe, no pasa nada, y así es como se sanará este aspecto del pasado “ACEPTANDOLO”, sin darle fuerza de atención luchando contra ello.

Bien, se le puede ayudar en esta dirección para que ella entienda bien y sienta la solución que tiene en su mano para conseguirla, también proporcionándole ese espacio seguro para que ella comprenda bien su parte a realizar.

-No estando conforme sólo con esto, pedí más ayuda, y…

Sí, hermano, soy Jeshua en tu corazón.

Quieres ayudar y en ti está la honestidad de hacer lo que puedas pero sabiendo que es ella misma la que tiene que conectar con su Ser y aceptar lo que ella misma se ha impuesto para experimentar y superar en esta vida.

Bien, vamos a lo que tú puedes hacer, lo que tú puedes ofrecer es tu buena voluntad de ayudar en todo lo que está en ti y puedas dar, pero eso no es lo que esperan de un sanador, normalmente, no conocen lo que cada uno tiene que asimilar como su propio deber y nadie se lo puede evitar.

Tú puedes ayudar como bien dices, pero en aquello que a ella le haga ver su propia realidad, y esta realidad es la que su Ser Superior, ella misma, se ha impuesto vivir con todo lo que ello lleva consigo de aprendizaje para progresar en su evolución, así es hermano mío, yo te puedo ayudar a ti a que tú comprendas tu estado y responsabilidad, y tú igualmente a otra persona.

No existe el librar a nadie de lo que tiene que comprender y superar, y para ello es la vida y también esto lo ha decidido uno mismo antes de venir a vivir la experiencia ya de antemano establecida, por ello, la ayuda sólo puede estar en la comprensión de esta realidad que cada uno tiene que comprender, y ella misma la reconocerá como su solución, que ella misma puede llevar a cabo lo mejor posible.

No hay otra manera de solución del problema nada más que ayudar a que ella misma vea y reconozca la solución que tiene que superar, y en este caso la solución no pasa por solucionar el problema en lo que ella cree, que sería sanar la enfermedad, sino en comprender cómo puede vivir con ello sin que le quite la alegría, y a la vez, sin que le de más fuerza a la enfermedad.

Es ahí donde está la solución de la ayuda; que ella vea su deber de atajar este problema sin solución total pero con la solución parcial, que en realidad es la mejor solución, porque disminuiría casi en su totalidad con sólo un remanente sin fuerza, pero siempre activo en cualquier momento en que se encuentre débil y nerviosa.

Así es como se ayudaría de la mejor manera, aunque también es importante ponerle las condiciones más favorables para que ella pueda conseguir ver y asimilar su parte, para realizarla con todas sus fuerzas y perseverancia.

Bien, todo está claro para que lo notifiques, y tú puedes poner también tu ayuda física si así lo decidís, pero lo más importante es la actitud que ella tiene que poner en todo lo que entienda y lo que se introduzca en su subconsciente.

Por ahora no hay nada más que decir, si cambia algo ya te lo haré saber.

Hermanos, yo soy el que soy, si, también ese que llamáis Jeshua.



No hay comentarios:

Publicar un comentario