domingo, 22 de febrero de 2015

 
EL AMOR DE NUESTRO YO SUPERIOR

 
 Canalizado por Bernardo Sorem
Bernardo: Alma
Sorem: Yo Superior
 
22 de Febrero de 2015
 


Nuestras muy queridas Almas encarnadas, si ponéis vuestra consciencia para recordar lo que preparasteis antes de venir a esta vida, podríais recordar que aquí, fuera del tiempo, somos una gran Familia en total Unidad, y antes de decidir ir a la Tierra, planificamos muy bien todas las posibles coincidencias con situaciones y encuentros con otros seres, para luego decidir por vosotras mismas las acciones de vuestro futuro con fines a resultados más elevados para vosotras mismas y para toda la humanidad.

 

Os hablamos vuestros seres Superiores de los Trabajadores de la Luz, y en ese posible futuro que siempre está expuesto a vuestras últimas decisiones, y que sólo vosotras libremente decidís, tenéis expuestas muchas indicaciones que os recuerden quien sois, con situaciones que os hacen reencontraros con Almas de la misma Familia.

 

Cuando os reencontráis con estas Almas, os miráis, os dais un abrazo, y entráis en el no tiempo y energía del Hogar, viviendo esos segundos o minutos en el “ahora”, esto os demuestra que sois Familia y ya decidimos ese reencuentro para sentiros con la fuerza que necesitáis y poder seguir con alegría en vuestro compromiso en la Tierra.

 

Son muchas las coincidencias que habéis puesto en vuestro camino para daros fuerza y seguridad en vuestro propósito en esta vida, de muchas diferentes maneras, y si estáis observando cada detalle, os daréis cuenta de la gran unidad que tenemos siempre la Familia, ya estemos en un lado u otro.

 

Nosotros, como vuestro Yo Superior, estamos constantemente en cada Alma encarnada, somos una unidad y queremos que ya nos sintáis en todos los momentos, porque no hay ninguna separación hagáis lo que hagáis, puede que en algunas situaciones que consideráis acciones no apropiadas, pensáis que nosotros nos separamos de vosotras, y eso no es cierto, todo lo contrario, estamos aun más para que sintáis nuestro Amor en los momentos más necesarios.

 

Nosotros somos todo Amor, y ¿cómo no vamos a dar nuestro Amor a quien más queremos, que sois parte de nosotros mismos?, y lo que deseamos es que vosotras os deis cuenta que primero tenéis que quereros a sí mismas hagáis lo que hagáis.

 

En ocasiones, os maldecís porque consideráis que habéis procedido mal, y no valoráis, que si os habéis dado cuenta de vuestro proceder, es porque estáis con la intención de mejorarlo, y eso es suficiente para que en otra ocasión os deis cuenta y superéis vuestra actitud.

 

No debería haber remordimientos por creencias que os han inculcado de hace muchas vidas como algo malo, cuando la mayoría de las creencias que tenéis han sido inculcadas para controlar con miedos la energía alegre de vuestros seres, y si vosotros pudierais empezar de cero con vuestras creencias, y sólo guiaros por los sentimientos de vuestro corazón, podríais evitar el sufrimiento que os producen muchas de las creencias falsas que tenéis.

 

Reflexionar por un tiempo en muchas de vuestras creencias el remordimiento y mal estar que os causan, sin hacer daño a nadie, y veréis por vosotras mismas que no tiene sentido tanto sufrimiento, proporcionado a sí mismas sólo por teneros otros seres un control a distancia de todo lo que pensáis y hacéis.

 

Vivís más con lo que os han dicho que con lo que vosotras mismas os podéis decir desde vuestro mismo sentir en vuestro corazón y propia consciencia, practicar para valorar por vosotras mismas con una consciencia con nueva energía, con nuevas propias y libres creencias nacidas de vuestro corazón.

 

Vuestra propia consciencia unida al Amor en vuestro Corazón, donde está vuestra Alma en unión consciente con vuestro Yo Superior, que a la vez vuestro Yo Superior está en unión con la misma fuente de Dios-Padre-Madre nuestro Creador… ¿necesitas creencias y dogmas de otras personas con fines egoístas de control sobre ti?

 

Solo queremos una vez más; que nos escuchéis como vuestro Yo Superior que somos, para que entendáis bien las pruebas necesarias que tenéis diariamente, para que podáis superarlas con alegría y en amorosa asistencia de vuestra ascensión.  

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario