martes, 15 de julio de 2014


Tres personas muy afines, una de Madrid y dos de Barcelona, después de varios años con un gran sentimiento de Unidad, realizando diferentes trabajos de servicio en esta Unidad, con todo lo que sentíamos los tres, en Madrid, Barcelona y por muchos sitios de la Península Ibérica.

Por medio de nuestros Seres Superiores ya manteníamos un sentimiento de Unidad constante, y en uno de los encuentros en Madrid, en el Cerro de los Ángeles, recibimos un “Bautismo de Unidad”, -“Compromiso responsable de integrada Unidad”-.

Seguimos realizando diversos servicios siempre en Unidad, y a primeros de Junio de 2014, otra unión física de varios días con sentidas meditaciones en Barcelona y Montserrat, recibimos -siempre los tres en unidad- lo siguiente…

De la Fuente de nuestro Dios-Padre-Madre, recibimos un Pilar de LUZ, que unía el Cielo con la Tierra, desde la Fuente a nuestro Sol y del Sol al corazón de Gaia. Y nos sentíamos como una Familia de Almas guardianas de este pilar de Luz que se manifestó en el centro de las tres…


Sentíamos que se nos dijo; que a esta Familia de Luz se irían uniendo todas las Almas que sintieran ellas mismas esta frecuencia de inicio de Ascensión y Unidad en servicio.


En estas Meditaciones, los tres entendíamos y sentíamos lo mismo: “Una profunda Libertad, desde una constante Unidad en esta Familia de Luz”.


Desde esta Unidad constante, ya empezamos –en ciertas ocasiones- a sentir y transmitirnos unas a otras nuestra propia energía cuántica de Sabiduría, Paz, Alegría y el gran Amor de cada una.

A esta Familia de Luz se van uniendo todas las Almas que ellas mismas sientan que ya están en esta frecuencia de ascensión, y decidan su propio compromiso de servicio a la humanidad en Unidad.
Y con ello, somos almas guardianas de este Pilar de Luz, que a su vez, de este Pilar, se extrae cada una su propio Pilar de Luz, para expandirlo por donde camina diariamente, con todo el potencial exponencial y cuántico de esta Familia de Luz Unida.

Conforme va aumentando esta Familia de Luz, nos vamos transmitiendo unas a otras; todo nuestro potencial Divino, en pleno gozo de recordar quién somos, y así irán surgiendo de cada una de sus componentes, los diversos servicios en Unidad que podemos ofrecer a la humanidad.


Esta fotografía que hice desde mi terraza nos muestra el Pilar que recibimos, para Unirnos la Familia de Luz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario